Leganés,  Domingo, 28 de Mayo de 2017
La izquierda social y la izquierda institucional en Leganés
jueves, 22 de octubre de 2009
Reflexiones desde la izquierda social de Leganés del acontecer politico de la ciudad visto con perspectiva de un militante de izquierdas.

Hace ya algunos años que, debido a mi trabajo como cooperante en el Sahara y en Bolivia, he dejado de lado mi militancia política activa. Los miles de kilómetros que me separan de Leganés me impiden participar como mi conciencia me exige, pero así es la vida…

De todas formas, esto no me impide seguir casi diariamente las noticias que se generan en mi localidad, influenciadas por la dinámica poco enriquecedora en la que se ha instalado la política municipal, principalmente la de la izquierda institucional.

Probablemente, si estuviera viviendo en Leganés no me sorprenderían tanto algunas de las cosas que se pueden leer en los periódicos digitales o en los blogs de asociaciones de nuestra localidad, ya que cuando se está inmerso en un contexto determinado parece que todo es más familiar y “normal”.

Habiendo tomado la distancia suficiente para no sentirme influido por la vida diaria en Izquierda Unida (organización donde milito), creo que existen varios elementos que nos deberían hacer pensar, por lo menos desde lo que se conoce como la “izquierda social”, en la necesidad de un cambio real de nuestros esquemas de actuación, de modo que evitemos el empobrecimiento al que las cúpulas partidarias, institucionalizadas y desdibujadas en los resortes del poder, nos están sometiendo.

Insistiendo en el hecho de que este análisis se realiza desde el exterior, con todo lo bueno y lo malo que supone el no estar inmerso en la coyuntura diaria, considero positivo que las personas que creemos en la urgencia de construir alternativas progresistas nacidas en lo local, reflexionemos conjuntamente para encontrar salidas a una situación que amenaza con echar al traste muchos años de mayoría de izquierdas en el gobierno de Leganés.

En primer lugar, parece evidente que existe un sector amplio de esa izquierda social, incluso la que milita en PSOE e IU, que cada vez se siente menos identificada con la política monótona y sembrada de dudas que la representación institucional de estas dos organizaciones nos ofrece cada semana.

Puedo asegurar que para alguien que lea las noticias referidas a Leganés desde el exterior, la sensación de continua zozobra, aderezada con escándalos de financiación ilegal, con adquisiciones de artículos de lujo, con viajes injustificables, etc., proyectan una imagen rayana con el absurdo, más próxima a un esperpento de Valle-Inclán que a un proyecto político liderado por dos partidos “dizque” de izquierda.

Por otro lado, es innegable que una buena parte de esta izquierda social se encuentra articulada en torno a otras organizaciones políticas, asociaciones, sindicatos, ONG’s, etc., que, en estos momentos, son las que conservan un margen de actuación más amplio para liderar el elemento crítico y reivindicativo en Leganés.

El problema que considero más importante dentro de este sector es su profunda disgregación, sus dificultades para encontrar los hilos comunes (que estoy seguro que tienen) que tejan su unidad en torno a un proyecto político verdaderamente progresista para Leganés.

¿Es posible que estos dos amplios sectores se encuentren en una propuesta de izquierdas a medio plazo?

Para alcanzar esta unidad, serían imprescindibles movimientos en ambos sectores, posibilitando las condiciones óptimas que diesen pie a un escenario de entendimiento y debate abierto.

En primer lugar, y como base de este proceso, debemos partir de la inminencia de la llegada al poder de la derecha por los propios errores que, durante estos últimos años, ha cometido la izquierda institucional, abonando un camino cada vez más fértil para el conservadurismo.

Por un lado, la militancia de PSOE e IU descontenta con el rumbo que ha tomado el gobierno municipal, debería comenzar un proceso de análisis y de debate interno que fructificase en posicionamientos públicos críticos incluso hacia sus propios/as compañeros/as en el grupo municipal, desde una perspectiva constructiva que abandone el seguidismo al que, consciente y deshonestamente, los/as dirigentes de estos partidos empujan a sus afiliados/as.

Esta conciencia crítica, evidentemente más desarrollada a nivel local entre los militantes socialistas que entre los/as afiliados/as de la coalición electoral IU, podría ser un punto de partida interesante para generar otras dinámicas de actuación, tanto a nivel institucional como a nivel social, favoreciendo los consensos con el resto de sectores progresistas.

Por parte de esa izquierda más heterogénea y dispersa, pero obviamente más activa y, me atrevería a decir, más consecuente con sus planteamientos políticos, sería necesario acercar posiciones sobre temas comunes, forjando la unidad en torno a problemáticas locales que sienten las bases para acuerdos programáticos más generales.

En este proceso, debería existir un esfuerzo para flexibilizar los planteamientos propios, abriendo un espacio de confluencia libre de conflictos y rencillas pretéritas que, en muchas ocasiones, lastran las posibilidades de llegar a acuerdos.

Ambos movimientos, desde lo que podríamos denominar como “izquierda institucional” e “izquierda alternativa”, deberían confluir en un momento dado (ojala que entre todos y todas podamos aportar) en la construcción de esa nueva propuesta política que vehicule las esperanzas de las personas progresistas de Leganés.

Considero que, en el momento actual, por la vinculación de sus principales responsables al movimiento asociativo y cultural, por su conocimiento y participación en esa “izquierda institucional”, que durante algún tiempo lideraron, y por la energía con la que han aparecido en la actualidad de Leganés, la asociación “Ciudadanos por el Cambio”, renunciando a protagonismos, liderazgos y partiendo de la humildad y del análisis autocrítico de la realidad, podrían jugar el papel de facilitadores de este proceso.

Seguro que somos muchos/as los/as que estaremos empujando en la misma dirección.

ANTONIO MONTORO



                    
CIUDADANOS POR EL CAMBIO
Somos unos ciudadanos de Leganés que estamos preocupados por los acontecimientos que vienen sucediéndose en nuestro municipio desde hace unos meses...
3320 DÍAS SIN APLICARSE LA LEY DE LA MEMORIA HISTÓRICA EN LEGANÉS
En esta sección se irán colgando periódicamente aquellas investigaciones que se vayan efectuando sobre la Historia de Leganés. Comenzamos con el libro: “Leganés, de aldea a gran ciudad”.
Considero que el afrontamiento de la situación actual tiene que abordarse desde dos dimensiones distintas, cuyos vasos comunicantes sean fraguados por la izquierda social y política.
La presidenta de la Delegación de Leganés de la FAPA Giner de los Ríos ha pedido en nombre de la Plataforma por la Escuela Pública una entrevista al Alcalde y otra al Director de la DAT Sur
EN TORNO A 400 NIÑOS Y NIÑAS DE LEGANÉS HAN TENIDO QUE DEJAR SU PLAZA EN LAS ESCUELAS INFANTILES PÚBLICAS POR NO PODER SUFRAGAR LAS DESORBITADA SUBIDA DE LAS TASAS
Dos expresidentes autonómicos, tres exministros, cuatro alcaldes… así hasta 150 imputados ‘genoveses’
El Congreso de los Diputados ha aprobado el pacto fiscal europeo con los votos de PP, PSOE, CiU, PNV, UPyD y UPN. Dicho pacto recoge la obligación de los países de la UE de cumplir con la regla de oro
PP, PSM e IU votan en contra de una proposición de UPyD para que los cargos en los Ayuntamientos no cobren más que el presidente del Gobierno


ENLACES
Copyright 2009. Ciudadanos por el Cambio. Todos los Derechos Reservados